Efímero!

dandelion-lgeEstaba yo sentado en la cafetería de la esquina, cuando se me acercó un viejo risueño y me tocó levemente el brazo. Nunca me pasan estas cosas.

– Perdón que te moleste, muchacho.
– No es molestia, estaba anotando unos pendientes, nada que no pueda esperar.
– Te he estado observando, tienes ojos de soñador. Te diré algo: pelea por lo que anhelas, no dejes de luchar, pero recuerda que en la vida todo es efímero. Relativiza triunfos y derrotas.
– Gracias, lo tendré en cuenta.

Acto seguido me puse a buscar en el celular el significado de “efímero” solo para estar seguro de que es lo que quería decirme el señor.

Me hizo un gesto cariñoso en el hombro y se fue con media sonrisa. Me quedé mirándole. Cuando pasaba el arco de la puerta se volvió y me guiñó un ojo.

Parece que tenía razón, todo es efímero:
El primer amor; los pasteles que mejor saben; las presencias familiares que nos importan (en su totalidad); la amistad sin interés; las lecturas que nos atrapan; ver crecer a nuestros hijos; el pelo en la cabeza; la confianza en los políticos; el estar recién bañado; el dinero en el bolsillo un fin de semana; la siesta cuando se necesita; las vacaciones; las relaciones de Internet; la suerte; el interés que desatas en personas interesantes; la limpieza en un taqueria de la condesa; la educación en el metro; los gases en tu cuerpo; los poemas dedicados; las canciones del verano; los empleos a jornada completa; tu roce en un coche; la victoria en campeonatos; la derrota en lo intentado; la memoria; el humo en el baño; el hielo en el vaso; la juventud; la belleza; las ampollas en los pies; las manchas de café en el escritorio; la ilusión en los mediocres; el talento de Peña Nieto; el descenso del desempleo; la crema en las magdalenas; la prisa; el verano; Usain Bolt; el hambre del tipo que sea; el luto por esa o ese ex que tardaron en irse; la pasión…

Llegué a mi casa, rompí la libreta donde anotaba las cosas pendientes de hacer y me dediqué a hacerlas, no vaya a ser que mañana me arrepienta de que se me pasó el tiempo para su realización.

Tengo dos cosas en mente que no son efímeras… el color de los ojos y la sonrisa… por lo menos mientras estas en la tierra…

La verdad no rompi la libreta… solo me puse a hacer los pendientes que tenían.
Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *