Wikipedia

Quieres saber que es wikipedia, de que vive, quien la invento…. Les dejo un nuevo video podcast del Acordeón de @arkasmi. Dirigido por Juan Celis te contamos en menos de 7 minutos todo lo que necesitas saber sobre este tema. Suscribete a mi canal de Youtube para que no te pierdas los nuevos. https://www.youtube.com/channel/UCDG-cftoFed2Fx81zBkmgHg

Hasta Mañana

2 La Champions League

Les traigo un nuevo Video Podcast de El Acordeón de @arkasmi en donde pretendo hablar sobre los puntos mas importantes, lo mas relevante, lo que no puedes dejar de saber sobre temas de interés general. Vaya!, lo que pondrías en un acordeón si tuvieras examen de ese tema al día siguiente… Espero que les guste y les sirve. Les agradeceré mucho sus comentarios.
En esta ocasión hablaremos sobre La Champions League.

Hasta Mañana!

El Acordeón de @arkasmi

Los invito a ver un nuevo proyecto que se sumara a nuestro blog. Un Video Podcast llamado El Acordeón de @arkasmi en donde pretendo hablar sobre los puntos mas importantes, lo mas relevante, lo que no puedes dejar de saber sobre temas de interés general. Vaya!, lo que pondrías en un acordeón si tuvieras examen de ese tema al día siguiente… Espero que les guste y les sirve. Les agradeceré mucho sus comentarios.
En esta ocasión hablaremos sobre La Formula 1.

Hasta Mañana!

Muros invisibles!

Con esto de el muro que ahora esta tan de moda pensaba que también existen “muros invisibles” personales que por diferentes y desconocidos motivos, a veces, solemos levantar alrededor nuestro y que provocan muchas cosas negativas (y seguramente positivas también, no lo se) como el perder la capacidad de relacionarse o de llevarse grandes y gratas sorpresas, quizá me explique mejor con esta “analogía” que me encanta.
Había una vez una bella señorita con unos hermosos ojos azules azules que no quería que la voltearan a ver, sentía mucha vergüenza cuando era vista por la gente, y por eso no salía de casa y se ponía una gasa en su rostro cuando lo hacía. No tenía espejos, porque no quería sentir ni su propia mirada sobre sí misma. Estaba aterrada de ser tocada por cualquier mirada incluida la suya propia. No volteaba a ver a la gente por miedo a sentir las miradas de reciprocidad. Pero un día recibió debajo de su puerta un paquete. Era una fotografía de un chico joven, de ojos sonrientes, de mueca simpática, cabello brillante y nariz pequeña, no era guapo como los hombres de los anuncios de revistas, pero inspiraba una increíble alegría el simple hecho de verlo, nunca la había visto, al mirar sus ojos en la fotografía sintió un profundo calor en su pecho, un calor agradable y acogedor. Detrás de la foto decía “¿Me permites conocerte?” Por su miedo no pudo enfrentar la pregunta, escondió la foto debajo del tapete y se fue a esconder al baño.
Tiempo después, ella olvidó lo sucedido, pero recibió otro paquete igual bajo su puerta. Era otra foto del mismo joven, pero ahora frente a la foto estaba una nota que decía “Estoy afuera de tu puerta y tengo llave, no huyas, te quiero conocer”. Ella quedó petrificada, simplemente se puso a llorar mientras escuchaba minutos después cómo se abría la puerta. Gritó y lloró con gran miedo. Mientras el joven se acercaba a ella. Ella se ocultaba tras los muebles, se tapaba su rostro con sus brazos y las cosas que encontraba cerca. Su debilidad le impedía defenderse ante la supuesta irrupción. El joven, con gran paciencia y cuidado se acercó a ella, casi acorralándola en una esquina. Simplemente puso una mano sobre la cabeza de la chica, y la otra sobre el brazo que tapaba su rostro. Los dedos recorrieron los cabellos y la piel del brazo, remojada en lágrimas. El calor de su tacto era tan grato que la joven se rindió al esfuerzo. Sin abrir los ojos sintió las manos del joven tocar su rostro humedecido, y caliente, inyectado de sangre, avergonzado. Así duraron largo rato, hasta que el chico solo dijo: “Gracias”. Ella no abrió los ojos hasta que lo vió salir de la habitación.
Meses después del extraño suceso, recibió el periódico con un singular titular: “Escultor ciego triunfa con nueva escultura: Psique y Eros”. El rostro de Psique era el de ella, el rostro de Eros era el de él.

Hasta Mañana!

Un niño se acerca a otro sin conocerse de nada y simplemente le dice… ¿jugamos? y se ponen a jugar…

Escena: Hombre sentado solo en una mesa dentro de una cafetería… se acerca una mujer y se sienta en su mesa inesperadamente…
Ella: Que tal.
El: Nos conocemos?
Ella: no, pero me gustaría, el nombre del chupito de brandy me ha parecido prometedor
El: vale.. vamos aksdg…
Ella: no no no no me digas, que no quiero saber como te llamas
El: y eso?
Ella: porque no quiero llamarte como te llaman los demás
El: porque?
Ella: porque te quiero poner un nombre que signifique algo para mi, uno que sólo conozca yo y que sólo use yo. Y tu harás lo mismo conmigo,
El: ¿Buscar tu nombre?
Ella: si, pero no ahora, cuando nos conozcamos mejor. jaja ¿crees que estoy loca?
El: ¿estas loca?
Ella: Quizás… jajaja Que mas da.
(apunto de levantarse de la mesa) El: Encantado de conocerte, te llames como te llames
Ella: no no, dos veces no.
El: Claro que no, como se me ocurre… (se vuelve a sentar)
Ella: Es que no me gusta besar por besar… ¿Alguna pregunta?
El: si, pero te van a decepcionar. Son poco tópicas
Ella: eso es halagador
El: hacer preguntas tópicas?
Ella: No… sino que acabemos de conocernos y te preocupes decepcionarme
El: La primera pregunta es tan obvia que… casi prefiero que te la hagas tu misma
Ella: ¿y si lo que me pregunto no es lo mismo que ibas a preguntarme tu?
El: Seguro que si ya veras
Ella: vale, pero la respondes tu
El: trato echo, pero ¿nos damos la mano?
Ella: si, porque significa algo… ¿hago esto a menudo?
El: A veces… cuando vez a alguien interesante
Ella: y tu… porque te he entrado a ti…
El: porque me consideras alguien interesante… no se porque razón.
Ella: ¿porque razón?
El: Eso contestalo tu
Ella: ¿te gustan los parques?
El: No voy mucho, pero si
Ella: me encanta ir a los parques y ver a los niños jugar y de pronto un niño se acerca a otro sin conocerse de nada y simplemente le dice… ¿jugamos? y se ponen a jugar… no se cuando te vi pensé que querrías jugar conmigo….. ¿jugamos?
El: Vale…
Ella: genial
El: ¿a que jugamos?
Ella: eso es lo que nos diferencia de los niños… ellos siempre quieren saber a que están jugando. pero tu y yo vamos a descubrirlo mientras jugamos
El: ¿cuanto va a durar el juego?
Ella: Hasta que nos aburramos
El:. ¿hay reglas?
Ella: si, hay reglas. no quiero que averigües nada sobre mi. no quiero que sepas quien soy, así que nada de internet y nada de teléfonos.
El: pero… se supone que la idea es que… nos vamos a volver a ver
Ella: es la idea
El: Y entonces… ¿como quedaremos?
Ella: como venimos hablando!!! tal día, tal hora, tal sitio… es un método que lleva funcionando siglos, no tiene porque fallar ahora.
El: no, no tiene porque…. Algo mas?
Ella: si… te gusta ir poco a poco… a mi no… no quiero perder el tiempo, no quiero rodeos ni silencios incomodos… así que si te pregunto algo me respondes en el acto.
El: y…. si no me da la gana
Ella: mienteme… mentir es mucho mas creativo y mucho mas divertido que decir la verdad… yo confío mucho en la mentira… como dijo alguien… la mentira siempre dice la verdad.
El: ¿Quien dijo eso?
Ella: Yo… hace dos segundos
El: muy bien, te mentire… alguna norma mas?
Ella: si… la mas importante… pase lo que pase… no te enamores de mi
El: ¿es peligroso?
Ella: si, mucho
El: ¿para mi o para ti?
Ella: me tengo que ir… entonces, hoy es lunes, dentro de una semana nos vemos aquí… mas o menos a esta misma hora
El: perfecto
Ella: nos lo vamos a pasar bien tu y yo
Si quieres ver la escena en video aquí abajo esta.

Hasta Mañana!

Se le da mucho valor a la sinceridad..

“Armando, hace años escribiste una entrada que trataba este tema”.
– “Sí, seguramente, no la leas, ok. Es mejor que pongas en la tele esos programas que hablarán de tragedias, de la situación del país o donde salen vídeos de políticos diciendo cualquier cosa. Yo soy más divertido y veraz, tú verás”.

La sinceridad está sobrevalorada. Nadie quiere escuchar la verdad si no les conviene.
Prueba a ser sincero cuando tu pareja, tu hermana o amiga te pide consejo sobre como la queda una cosa puesta (cuando ves que no la queda bien). Se arma la Cuarta Guerra Mundial (en la Tercera ya estamos). Siempre recurrimos al uso del eufemismo como medio de salvaguardar nuestra integridad física.

La gente quiere escuchar lo que quiere escuchar. Te pedirán que seas sincero pero no lo quieren, quieren que adulteres la realidad para que todo tenga mejor olor, para que todo sea más confortable. “Haz lo que quieras cuando salgas con tus amigos, pero dímelo”. ¡Una mierda!, no quiere saberlo.

Recuerdo que mis ejemplos no tienen género, quien sí que lo tiene es el wey que lo escribe. No domino eso de ponerme en el otro sexo para exponer pensamientos, no soy Ana Torroja en Mecano. Tampoco tengo mis cuentas en paraísos fiscales.

No estoy a favor de mentir, para nada, no. La mentira, como norma general, es una obscenidad que provoca dolor. No creo que la mentira sea útil tampoco, ya que es cierto que tiene las patas cortas. Hay que tener muy buena memoria o ser un psicópata para mantenerla durante mucho tiempo.

Nunca hay que ser sincero para enumerar defectos de otras personas. Tampoco para exponer secretos de confesión. La discreción es una virtud escasa.

La gente que presume de “honestidad” suelen ser justo lo contrario. Normalmente se presume de lo que se carece.
Es una cualidad que no debería ser recordada porque se debiera presuponer.

Las personas que se ponen muy pesados con que seas sincero también tiene un análisis. Son así porque les han jodido mucho con mentiras o porque son mentirosos patológicos.
La sinceridad nunca se debiera exigir, al igual que no se exige que uno vaya bañado a una cita.

Con los años he aprendido que ser honesto da más frutos que las mentiras piadosas. Pero a veces es muy difícil. El engaño es la punta del iceberg de otras conductas que nunca son positivas para una relación, del tipo que sea.

En la vida hay que ser sincero pero teniendo clara una cosa: está sobrevalorada como medio de proporcionar la felicidad. Si quieres ser feliz piensa menos, vive la vida y recuerda que estamos en la vida cuatro días.
Tampoco fumes.

Hasta Mañana!

Consideraciones de extrañar!

Se puede extrañar a alguien que tienes sentado al lado. Eso es casi seguro.
De lo que no estoy tan seguro es de si, cuando extrañas a alguien, extrañas a alguien o extrañas algo. No me explico ¿verdad? Veamos, lo intento de nuevo:
¿Se extraña a la persona, o a lo que te pasa cuando esa persona está contigo? Respondiendo a esta pregunta quedaría esclarecido el punto numero dos de estas consideraciones, si es que estas consideraciones estuvieran numeradas.
Es, como casi todo, una cuestión de reacciones químicas, volátiles como ellas solas. En ese caso no extrañamos a nadie que no seamos nosotros mismos sometidos a qué sé yo qué proceso químico complejo.
Ahora parece que lo que extraño es hacer silogismos (si no sabes que es esto, sigue leyendo), que siempre me dieron un poco de flojera pero también mucho gusto.
¿Se puede extrañar algo que ya no tienes/haces/eres y que en su día no te gustaba? Me parece que sí, somos unas criaturas enrevesadas, la verdad.
Total, que extrañar es como la H, que si está, a veces estorba, pero si no está todo es rarísimo. Ya no digamos si la puta es intercalada.

El silogismo es una forma de razonamiento deductivo que consta de dos proposiciones como premisas y otra como conclusión, siendo la última una inferencia necesariamente deductiva de las otras dos. Fue formulado por primera vez por Aristóteles, ampliamente reconocido como padre fundador de la lógica.

Hasta Mañana!

Nos cuesta la comunicación

 

 

 

 

 

 

 

Nos cuesta, nos cuesta mucho, demasiado, decir ciertas palabras y no acompañarlas de muletillas, condicionantes, excepciones y cláusulas que desvirtúan ese impúdico y sano acto de valentía.
Sucede que todo está controlado hasta que llega la Navidad. Estas fechas predisponen para la lágrima, desarman barreras y te colocan frente al televisor donde siempre ponen una película de Meg Ryan y al final te acaba convenciendo, antes de que se operara y se pareciera a un chino estreñido, que algo para recordar no está tan mal y que para verla con una mantita, en un sofá y con cierta compañía es hasta buena.
Nos cuesta decir lo que sentimos, insisto, mucho. Aprovechamos estas fechas para ampararnos en que son días propicios y lo ponemos en Christmas, mensajes de buenos deseos por whatsapp y en proposiciones indecentes escondidas en el envoltorio de un mazapán.

Quiero a mucha gente que nunca sabrá que la quiero, amo, echo de menos o pienso. Soy así de tarado, como muchos de ustedes que mueven la cabeza de arriba a abajo a estas palabras y se dicen por dentro un “otra vez tiene razón este atractivo escritor”.
Uno de mis propósitos de este nuevo año es decir las cosas más directamente, o mejor aún, a demostrarlas.
No quiero que nadie se quede con la duda. Incluso a los que me caigan mal se lo haré saber. Los que lean mi libro y no les guste estarán dentro de este selecto grupo, si se da el caso de que no guste (cosa que veo complicada).

Amar suena fuerte, querer también pero menos. Desear suena bien salvo que se lo digas a gente que no conoces y piense que eres un perturbado mental de esos que llevan gabardina y enseñan su interior a niñas en los parques.
Apreciar es más usado, pero no me gusta. Tener aprecio se me antoja escaso. Creo que se pueden apreciar cosas, por lo tanto no es aplicable solamente a humanos o seres vivos, y si se puede equiparar cosas y vidas no me interesa. No, no me gusta apreciar. Si lo digo que se sepa que lo hago con conocimiento de causa.
Amar y querer depende de estados de ánimo y de periodos vitales y de idiomas. También del tiempo y de las necesidades. Son sentimientos que parecen sinceros pero no lo son del todo porque requieren correspondencia, hasta cierto punto, para ser plenos y si no la hay son mutables en otros sentimientos menos bonitos.

Hasta Mañana!

Foro de Creatividad… (Para la clase de fundamentos de merca)

creatividadSi… si es aquí donde tienes que comentar….
¿Qué es la creatividad?… ¿será útil en tu vida, en tu trabajo, en tus relaciones?… ¿Eres creativo? ¿Qué es lo opuesto a la creatividad?
¿La mercadotecnia y la administración es controlable? ¿Es bueno controlar la mercadotecnia? ¿El Control Afecta a la Creatividad? ¿El control limita la creatividad? ¿Es importante la creatividad en la mercadotecnia, en el mundo empresarial y en tu vida díaria? ¿Porque?

En este Foro tienen que comentar (en este mismo blog) sobre que piensan acerca del CONTROL Y LA CREATIVIDAD (en las empresas, en la mercadotecnia, en generar nuevos productos) en las empresas, en el marketing y en su vida en general y su relación con el criterio y la iniciativa tomando en cuenta las normativas y los lineamientos que en cada circunstancia se nos plantean a lo largo de cada experiencia (Trabajo, escuela, cultura, en tu vida en general…)

Es un tema muy amplio del que se pueden decir muchas cosas.
Espero sus comentarios, anécdotas, pensamientos, ideas sobre esto y de preferencia que sean DIVERTIDOS, CREATIVOS, INTERESANTES para que esto se haga mas entretenido…
Es importante que estén a mas tardar el viernes 27 de enero del 2017 antes de las 6 de la tarde. (recuerden que es parte de la calificación, no es opcional)
Buena semana.
Armando Kassian
www.armandokassian.com
Twitter: @arkasmi

Todo va muy deprisa!

Hace unas semanas leo y veo una notica “el oso que acaricia un perro” quizás hace algún tiempo esto nunca hubiera sido noticia. El oso, nunca acarició al perro. El oso jugaba con su comida. El oso que enterneció al mundo porque se hacía amigo del perro acabó devorando al animal. Pero no, todo el mundo corrió a compartir tan dulce escena. En otros tiempos, la noticia se hubiera dado algo más tarde totalmente completa: “el oso que jugaba con el perro acabó tragándoselos”. He visto los documentales en los que los leones u otros depredadores, juegan con sus presas para que las crías aprendan a cazar. La mayoría de veces, no dejan escapar al manjar con patas.

—¿Ya?
—Sí… ya.

Pues no.
Hace unos meses que decidí que nada es para ya, que todo puede esperar cinco minutos más. No ocurre nada en absoluto si algo se demora y no ocurre inmediatamente si depende de uno mismo. Nadie sabe, hasta que tú lo decides, si tal o cual cosa lleva retraso. Evidentemente, existen las fechas y los tiempos límite pero es que, da la sensación, que ahora el segundo dura menos… eso no es verdad.

Me viene a la memoria la muerte de Juan Gabriel, el cantante, por poner un ejemplo. Los medios lo dieron por muerto antes de tiempo. Alguien tenía que decirlo antes que nadie para llevarse ¿las medallas? Pues no estaba muerto cuando le dieron por muerto. Tuvieron que comerse la mentira y rectificar. No estaba muerto cuando lo mataron pero cuando lo resucitaron… entonces sí, murió. Un caos informativo.

Solo son dos ejemplos de como las prisas y el ansia por compartir te dan un revés que, a mi modo de ver, no está bien empleado. ¿Hemos aprendido algo? Nada, por supuesto. ¡Faltaría más!
Todo va muy deprisa. Hemos llegado a un punto que demasiado. Hay que decir lo que sea ya, necesito eso ya, tengo que ir allí ya, tienes que venir aquí ya… o sea si… pero no tanto.

Hasta Mañana!

Año ¿Nuevo?…

Ya viene el 2017, mejor aun, ya viene el 1 de enero, día que empiezan los propósitos y la esperanza de que será un mejor año que el anterior.
Elaborar nuestros propósitos, usar calzón rojo, verde o del color necesario, el 31 de diciembre se asemeja mas a la ilusión y esperanza de un regalo que estamos a punto de poder abrir (del cual la ilusión nos durara unos 7 días) que el festejo del cierre de momentos, logros, luchas que vivimos durante los 525,600 minutos anteriores. El “nuevo” año de forma mágica (o con ayuda del color del calzón que te pusiste, o las uvas que te atragantaste) harán algo (no se que) para que ese año no sea igual al anterior, sino mejor.
No se porque esperar que el “nuevo” año solucione todo (que no lo hace) y poner la esperanza en un solo día del año, además ya sabemos que en promedio rompemos los propósitos el día 7 de enero (comprobado) y ya te jodiste porque tienes que esperar 365 días para volver a empezar. Tenemos y podemos ir buscando empezar y re empezar lo que sea cada minuto que vivimos… este cuento creo explica mejor lo que quiero decir.

Es el mejor cuento que he leído últimamente. No me atrevo a decir de quien es porque lo he visto publicado por diferentes autores, pero lo que si se es que mío no es.
“Ésta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador. Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día, el buscador sintió que debía ir a la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días por caminos polvorientos divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores preciosas; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto, sintió que se olvidaba del pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Sus ojos eran los de un buscador y, quizás por eso, descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción: «Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días».
Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla, decía: «Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas».

El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que le conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años… Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó. Lo vio llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. «No, ningún familiar —dijo el buscador— ¿qué pasa con este pueblo?, ¿qué cosa tan terrible hay en esta ciudad?, ¿por qué hay tantos niños enterrados en este lugar?, ¿cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de niños?»

El anciano se sonrió y dijo: «Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré. Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la izquierda, qué fue lo disfrutado, y a la derecha, cuánto tiempo duró el gozo. Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?, ¿una semana?, ¿dos?, ¿tres semanas y media? Y después la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana? ¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo?, ¿y la boda de los amigos?, ¿y el viaje más deseado?, ¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?, ¿cuánto tiempo duró disfrutar de esas situaciones?, ¿horas?, ¿días? Así vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos. Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque ése es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.”

A mi me parece brutal este cuento porque es toda una filosofía de vida. Yo no quiero darle la interpretacion de que hay minutos que disfrutas y otros que no, porque tambien hay momentos tristes inevitables en la vida. Me gusta más entender que hay minutos en los que tu actitud o manera de ser es fantástica y minutos en los que no estamos a la altura, lo cual no quiere decir que siempre hay que estar entusiasmados, porque hay momentos muy duros en la vida en los que la tristeza es inevitable, pero en los que la esperanza, el optimismo y el esfuerzo son también admirables. Es mejor que esperar un 31 de diciembre para poder tener esa actitud.

Si te paras a pensar, la vida consiste en sumar minutos; minutos, horas, días, semanas, meses, años, pero todo empieza con minutos, esa es la unidad que podemos gestionar. Pero igual que en el ajedrez hay dos relojes, en la vida hay dos tipos de minutos: hay minutos fantásticos y hay minutos de mierda. ¿De qué depende que los minutos sean fantásticos o de mierda? Hay personas que creen que la calidad de los minutos depende de las circunstancias, del entorno, de lo que les ocurre. Son un poco tarados. Luego hay las personas grandes, las que saben que sólo depende de ellas hacer que cada minuto sea fantástico o de mierda, personas que están comprometidas en sumar minutos fantásticos, minutos que tienen sentido en su proyecto de vida, minutos en los que somos las personas que queremos y merecemos ser, aquellos en los que sacamos lo mejor que llevamos dentro. Así podríamos festejar cada minuto nuevo y no esperar cada año para poder hacerlo.

Que tengas 525,600 minutos fantásticos.

Hasta Mañana!

La gran estafa: Empezar desde cero!

Grunge image of an old button - reset

Hoy escribiré algo importante, escúchame bien. Ayer metido en una conversación ajena escuché que se aconsejaba uno al otro… “pues la solución es empezar desde cero”… y esa frase se repitió en la conversación varias veces…

Lo diré despacio para que se me entienda : si después de un fracaso tu idea es empezar de cero es que estas muy tarado. El mayor error que hay es no aprender de los errores. Esto es aplicable a todos los ámbitos de la vida. Si has tenido varias experiencias amorosas, empresariales o de cualquier otra indole y te sientes decepcionado o decepcionada lo mismo es que no tienes que elegir lo mismo otra vez, no tienes que quedarte con el prototipo que te hace sufrir. Eso de borrar todo y empezar de cero es una tontería enorme porque tienes que tomarlo como un aprendizaje, algo que no volverás a repetir, aún con el riesgo de que vuelvas a equivocarte. Pero las posibilidades de éxito son mayores. El tiempo invertido servirá para algo.

Imagina que vas en el coche y el GPS te señala un camino que va directo hacia una pared. Tú obedeces porque es una máquina y es sabia y chocas una y otra vez contra la impenetrable masa de ladrillos. El problema es que el GPS está averiado y tú no has aprendido nada. Tienes que ignorar lo que te dice y seguir el camino correcto (que será diferente al recorrido). ¿Por qué hacer caso a los instintos equivocados? Somos falibles como humanos pero también tenemos la obligación de aprender, de madurar. Menos llorar por lo que sucede y más cambiar las cosas.

Hay muchas relaciones que llevan mucho tiempo juntas y se llevan de pena; no se soportan, se ponen cuernos y viven de las apariencias. Pero tienen algo que les une, bien sea que tienen negocios, hijos o pereza de dejarse. Van a terapia familiar (la cosa más inútil que existe sobre La Tierra) y deciden empezar de cero.
Sí, claro, vamos a eliminar TODOS los errores de estos veinte años, vamos a afilarnos los cuernos, vamos a devolvernos los golpes e insultos y vamos a empezar de cero. Así seremos felices, claro que sí.
Somos tarados. No va a funcionar, van a perder el tiempo. No tienen que volver a la casilla de inicio, tienes que abandonar la partida, tienes que cambiar de hábitos, cambiar de juego. Ese aire está contaminado.

Mi afirmación sobre el escaso nivel mental de los que aspiran a “empezar de cero” se basa en la observación objetiva de los miembros de mi especie. La gente pocas veces cambia. No, no cambiamos. Los defectos, las manías, las costumbres, las adicciones pocas veces son eliminadas por completo, es decir si volvemos a repetir actos con las personas que seguirán igual entonces el resultado será el mismo. ¿Conoces a gente que haya dicho que va a cambiar y lo haya cumplido? No, no suele pasar. Siempre hay excepciones y ya sé que a veces es mejor mentirse que asumir la realidad.

Hay que reinventarse, aprender cosas, sentir curiosidad, probar, apuntar errores y tenerlos presentes porque así es la única forma de mejorar en la vida y aspirar a ser moderadamente felices.
No empieces de cero, no desperdices, salvo que sea para borrar el historial de navegación de Google Chrome y que vaya más rápido. Ahí sí.
Pero bueno, por algo se dice que el humano es al único que le gusta tropezar con la misma piedra varias veces…

Hasta Mañana!