Todo va muy deprisa!

Hace unas semanas leo y veo una notica “el oso que acaricia un perro” quizás hace algún tiempo esto nunca hubiera sido noticia. El oso, nunca acarició al perro. El oso jugaba con su comida. El oso que enterneció al mundo porque se hacía amigo del perro acabó devorando al animal. Pero no, todo el mundo corrió a compartir tan dulce escena. En otros tiempos, la noticia se hubiera dado algo más tarde totalmente completa: “el oso que jugaba con el perro acabó tragándoselos”. He visto los documentales en los que los leones u otros depredadores, juegan con sus presas para que las crías aprendan a cazar. La mayoría de veces, no dejan escapar al manjar con patas.

—¿Ya?
—Sí… ya.

Pues no.
Hace unos meses que decidí que nada es para ya, que todo puede esperar cinco minutos más. No ocurre nada en absoluto si algo se demora y no ocurre inmediatamente si depende de uno mismo. Nadie sabe, hasta que tú lo decides, si tal o cual cosa lleva retraso. Evidentemente, existen las fechas y los tiempos límite pero es que, da la sensación, que ahora el segundo dura menos… eso no es verdad.

Me viene a la memoria la muerte de Juan Gabriel, el cantante, por poner un ejemplo. Los medios lo dieron por muerto antes de tiempo. Alguien tenía que decirlo antes que nadie para llevarse ¿las medallas? Pues no estaba muerto cuando le dieron por muerto. Tuvieron que comerse la mentira y rectificar. No estaba muerto cuando lo mataron pero cuando lo resucitaron… entonces sí, murió. Un caos informativo.

Solo son dos ejemplos de como las prisas y el ansia por compartir te dan un revés que, a mi modo de ver, no está bien empleado. ¿Hemos aprendido algo? Nada, por supuesto. ¡Faltaría más!
Todo va muy deprisa. Hemos llegado a un punto que demasiado. Hay que decir lo que sea ya, necesito eso ya, tengo que ir allí ya, tienes que venir aquí ya… o sea si… pero no tanto.

Hasta Mañana!

¿Cómo se hace un amigo?

risa-sinmas--575x323La realidad es que a mi no suelen sucederme cosas de esas a las que les llamaríamos “raras” o “mágicas” o “milagrosas” pero hoy “me llego”, casi literalmente, a mis manos una frase que me vino muy bien para lo que estaba pensando en ese preciso momento… por lo que catalogue ese instante como una de esas cosas a las que llamaríamos “raras” o “mágicas”…
“La vida no se mide por el número de veces que respiramos, sino por el número de instantes que nos dejan sin respiración”.
-George Carlin
Lo que me llevó a pensar en esos instantes que me he quedado sin respiración… y en la mayoría de esos momentos he estado rodeado de amigos. Son algo importante, de las cosas mas importantes que tiene la vida, sin embargo, por diferentes razones, por momentos que nos tocan vivir, por la vida tan ocupada que solemos tener, porque siempre estamos rodeados de muchas personas durante el día o por mil motivos mas se nos olvida que tenemos que cuidar a los amigos y porque no… hacer amigos nuevos…

¿Cómo se hace un amigo? ¿Es algo difícil? No es algo que hacemos todos los días, quizá por eso parecería raro encontrar en tu agenda una actividad que tenga por titulo “hacer amigos” o “construir una amistad” pero creo que es algo que debería de estar en nuestra agenda mas seguido. Porque seguro que cuando llegue el momento de mirar hacia atrás en nuestras vidas, no lo recordaremos todo. Pero sin duda habrá una serie de “momentos mágicos y especiales” que brillarán con luz propia por encima del resto. Quizá esa es la verdadera esencia de la vida.

Sería importante, entonces, buscar momentos “que te dejen sin respiración”, que te emocionen, te entusiasmen, te apasionen,… te hagan sentirte que estas vivo de verdad. Y hay muchos instantes en nuestra vida que pueden pasar a formar parte de esta categoría de momentos realmente especiales si simplemente les dedicamos la atención que merecen y conscientemente decidimos crearlos. En muchas ocasiones las cosas o gestos más sencillos tienen el poder de conmovernos y transformarnos para siempre. La sonrisa o la mirada, un amanecer, una buena charla con un amigo o el descubrimiento de una nueva amistad, un gesto amable de un desconocido, la lectura de un texto conmovedor, una buena película… Si miramos con los ojos adecuados encontraremos innumerables momentos mágicos donde antes solo veíamos normalidad y rutina.

Atréverme a dar un paso al frente. Crear tantos momentos especiales como pueda en la vida y en la vida de las personas con las que me relaciono.
Hasta Mañana!

El Chocolate.

chocolate-mainHoy leí en la mañana, en uno de estos periódicos gratuitos y tan llenos de contenido relevante, una notica terrible: el chocolate podría acabarse en 20 años. Al oírlo, Sabina se desmayo.
La noticia hace referencia al otro tipo de chocolate, al que viene del cacao. Al parecer, se consume más chocolate del que se produce. Los cultivadores de cacao son como los abogados del PRI: no se dan abasto.
Los expertos dicen que al final será un objeto de lujo. Tanto, que en las recepciones en casa del embajador sacarán sólo un Ferrero Rocher y lo chuparán un ratito cada uno.
De cumplirse esto, supongo que nacerá un mercado negro de chocolate, un mercado 90% cacao (Como con el agave): “Eh, amigo, dame un peso para un nito.”
Los chinos venderán chocolate de imitación. Igual que ahora venden bolsas Luis Putón o lentes de Dolche Guevara.

La adicción al chocolate es un problema serio. Incluso las muñecas Barbie lanzaron un nuevo modelo para sensibilizar a la población sobre esta adicción. La bautizaron como “Barbi-zcocho”.
Para algunas personas, el chocolate es el sustituto del sexo. Caray, muy mal se te tiene que dar para que tu novia prefiera una pastel.
Hay una cosa que no entiendo: ¿por qué a un hombre que tiene los abdominales marcados le dicen que tiene “tableta de chocolate” Yo me como una al día y no se me marcan. Si tuviera que comparar mi barriga con un dulce, sería mas parecida a la rosca de reyes.

Lo que me impresiona es que hacen cigarros, monedas y botellas de champán de chocolate. Estamos educando a nuestros hijos en el vicio. Al rato veremos a los niños metiéndole billetes en la tanda a Ronald McDonald…
Ahora esta muy de moda la chocolaterapia. Consiste en darte masajes con chocolate fundido. En los SPA´s chinos lo llaman “Masaje Kinder”, porque al final hay sorpresa.
Por cierto, hay un postre, esto es cierto, que se llama “muerte por chocolate”. Eso tiene mas calorías que un helado de cerdo. ¿Quién pide un postre que contiene la palabra “muerte”? “¿Le espolvoreo un poco de cianuro, señor?”
Espero que el chocolate no desaparezca nunca, porque es un producto muy mexicano. Sin mas rollos, podríamos decir que Peña Nieto es como el chocolate: cada vez está más espeso, tiene más tropiezos y en todo lo que toca deja una mancha.
Hasta Mañana!

Adaptándonos…. es lo que hay!

Hay momentos de nuestras vidas en los que la parada del tren nos sitúa en un instante de incertidumbre, donde no sabemos a ciencia cierta qué hacer: si bajarnos o esperar a la próxima oportunidad, que tal vez se adecúe mejor a lo que queremos.

Aunque el concepto se erige como atractivo y persuasivo, es una tarea complicada la de cambiar conductas, actos, y redirigirlos hacia “nuevas causas”. Es un camino empinado el que día a día afrontamos tratando de ser mejores y de ofrecer la versión más positiva de nuestras facultades, pretendiendo estar a la última en tecnología, información, internet, mundo empresarial, dirigiéndonos lamentablemente a un estado de “infoxicación” que semana tras semana define nuestra mecánica de trabajo y que acaba resultando demoledora.

El aspecto positivo es que la condición humana nos permite, si tenemos iniciativa, cambiar, modificar o adaptar nuestra conducta en pro de mejorar nuestra situación, volviéndonos más rápidos, eficaces, analíticos, indagando en los temas precisos que nos ayuden a mejorar como persona y como profesional, aligerando la pesada carga gris y nuestras mentes, para enfocar de mejor manera los objetivos.

Si trasladamos este pensamiento al mundo empresarial (y podríamos ir haciendo una analogía con el mundo personal), es cierto que los últimos cambios producidos, sobre todo en el ámbito de la comunicación, han dejado fuera de juego a muchas organizaciones (personas) que se han visto superadas o bloqueadas ante las infinitas posibilidades que nos ha brindado el mundo online. Muchas de ellas han elegido subirse al tren y desplazarse, bien o mal, pero están en movimiento y siempre a tiempo de ir mejorando o de reinventar sus directrices. Muchas otras consideran que su producto/servicio no encaja en ese desarrollo y, por el contrario, esta estrategia puede adaptarse a cualquier empresa (persona) independientemente de su perfil, habrá que readaptar la manera de pensar, de interpretar las acciones, de manifestar los valores añadidos de la misma y ponerlos en escena. Pero, al fin y al cabo, es un tren interesante que, con un buen conductor, mostrará nuevos paisajes y merece la pena aprovechar.
Por tanto, reinventarse o morir, el mundo avanza y tenemos que ir a su lado.
Y, luego si es caso, nos tomamos un ron.
(Ve el video con sonido…)
Hasta Mañana!

Frases de película. (Parte 1)

conoces a Joe Black - despedida

Mente indomable

– Lo más triste de todo es que dentro de 50 años empezarás a pensar por ti mismo, y te darás cuenta de que sólo hay dos verdades en la vida: uno, que los pedantes sobran, y dos, que has tirado 100000 pavos en una puta educación que te habría costado un par de dólares por los retrasos en la biblioteca pública.
– Sí, pero yo tendré un título, y tú servirás patatas fritas a mis hijos cuando paremos a comer algo antes de ir a esquiar.
– Es posible, pero yo seré una persona de verdad.

Mejor imposible…
Jack Nicholson a Helen Hunt:
“Puede que yo sea la única persona sobre la faz de la tierra que sepa que eres la más fantastica de la tierra. Puede que yo sea el único que aprecie lo asombrosa que eres en cada una de las cosas que haces. Y en cómo eres con las personas. Y en cada uno de los pensamientos que tienes, y en como dices lo que quieres decir y en cómo casi siempre quieres decir algo que tiene que ver con ser sincero y bueno. Y creo que la mayoría de la gente se pierde eso de tí, y yo les observo preguntandome ¿Como pueden verte y hablarte y no captar que acaban de conocer a la persona más maravillosa que existe? Y el hecho de que yo sí lo capte, me hace sentir bien conmigo mismo. ¿Eso es algo malo para poderte tener cerca?”

meet_joe_black2_1Meet Joe Black
“Susan tiene toda una vida por delante. ¿Se la quieres robar y dices que lo sientes? Eso no lo acepto.”

“- Te llevas lo que quieres porque te da la gana. Eso no es amor.
– ¿Qué es entonces?
– Es un amorío tonto y frívolo con que quieres darte gusto. Que no tiene lo esencial.
– ¿Y qué es eso?
– La confianza, el compromiso,la conciencia de la conducta y el cumplimiento del deber. Y sobre todo, no hacerle daño al ser amado.
– El amor, según Bill Parrish.
– Multiplícalo por un número infinito, hasta la eternidad y apenas vislumbrarás lo que digo.
– Esas fueron mis palabras.
– Ahora son mías.”

“- Me dijiste que había dicho algo tan acertado que te había asustado. Luego dijiste… Perdóname por lo que voy a decir, pero es que no he podido olvidarlo. ¿Qué cosa? Dijiste que te gustaba. ¿No?
– Dije… que me gustabas mucho.
– Nos conocemos tan poco.
– Pero tenemos tiempo.
– Me habría gustado que hubieras conocido a mi padre.
– A mí también. A mí también.
– ¿Qué haremos ahora?
– Ya veremos.”

Amigos
– Nunca lo sueltes hasta que no esté sujeto.
– Sí, uno de mis vicios.

– Primero hay un acercamiento intelectual, emocional. Antes que centrar todo en lo físico, busco una relación de espíritu a espíritu.
– De espíritu a espíritu está bien, pero ¿y si es un esperpento? Sería una relación de espíritu a esperpento.

Liberal Arts.
Creo que me encanta lo aterrador que es… y como es que tienes que decir “sí” a todo.
Es la única regla de improvisación. Nunca puedes decir “no”. Tienes que decir “sí”.

¿Has notado cómo todos aquí hablan con hipérboles salvajes? Todo es lo mejor; “Él es el mejor profesor” o “Ésta es la mejor hamburguesa del planeta” como si hubieran probado todas las variedades de profesores y hamburguesas, lo cual, como sabes, es logísticamente imposible.

Tuve que ser claro conmigo mismo de que a pesar de que estoy rodeado de muchachos de 19 años y que me siento de 19… ya no tengo 19.
Nadie se siente como un adulto. Es el secreto sucio del mundo.
Es una especie de tributo decir que alguien 16 años menor que yo me ayudó finalmente a empezar a actuar conforme mi edad.
No seas un genio que se muere joven, sé uno que se muere viejo.
A veces, siento que me estoy viendo… como si hubiera un yo más viejo y sabio cuidando a está brusca versión de 19 años que está llena de potencial pero que tiene que vivir más para alcanzar a ese otro yo.

Votos de amor
Un momento de impacto, cuyo potencial de cambio tiene efectos expansivos, más allá de lo que podamos predecir y que hace que algunas partículas entren en coalición y se unan más que nunca; Mientras que otras partículas se dispersan hacia grandes aventuras y terminan donde nunca creeríamos que podríamos encontrarlas. Eso es lo que pasa con estos momentos, aunque uno lo intente no se puede controlar que efecto tendrán sobre nosotros, solo hay que dejar que las partículas que entran aterricen en donde deben hacerlo y esperar hasta la próxima coalición.

Big Fish
Hay algunos peces que no pueden ser atrapados. No es que sean más rápidos o más fuertes que otros peces. Sólo están tocados por algo especial.
Con más espacio, los peces crecerán al doble, triple, o cuádruple de su tamaño.

Sueños de fuga

Estoy tan emocionado que no puedo estar quieto o concentrarme. Es la emoción que solo un hombre libre puede sentir. Un hombre libre al comienzo de un largo viaje con destino incierto.
Tengo la esperanza de que el Pacífico sea tan azul, azul, azul como en mis sueños. Tengo la esperanza.conocesaJoeBlack

Hasta Mañana!

Einstein y su Chofer…

einsteinCuentan por ahi que cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por sus teorías cientificas, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no era nada bueno al volante y, sin em­ bargo, el cache le resultaba muy c6modo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer de taxi que pasaba por el cada vez que asistia a este tipo de eventos. El chofer lo llevaba, escuchaba la conferencia y luego lo regresaba a casa. Después de varios viajes, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez. -Si quiere -le dijo el- lo puedo sustituir por una noche. He oido su conferencia tantas veces que la puedo repetir de memoria. Einstein le tomó la palabra y, antes de llegar al lugar donde ofreceria su siguiente discurso, intercambiaron sus ropas: el chofer se arreglo y se despeinó; Einstein, por su parte, se colocó la casaca, el gorro y se puso al volante. Llegaron a la sala y, como ninguno de los academicos presentes conocia en persona al afamado científico, no se descubrió el engaño. El chofer expuso, de forma fluida, la conferencia que había escuchado tantas veces repetir a Einstein, mientras este lo observaba desde la ultima fila con una gran sonrisa. Toda iba muy bien, hasta que al final, un profesor en la audiencia hizo una pregunta que, evidentemente, el chofer no podria contestar. Por un instante titubeó, pero de pronto tuvo un golpe de inspiración y le respondió: -La pregunta que usted me hace es tan obvia y sencilla, que dejare que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda.
Hasta Mañana!

Recuerdos… Memoria…!

Caray, es lo que más me angústia de estar con vida: poder llegar a perder los recuerdos. Toda la vida almacenando datos, aprendiendo y acumulando conocimientos para que de repente, un chispazo te deje el disco duro inservible. No hay copia de seguridad de tus cosas colgadas en la nube que puedas recuperar.

El primer disco —long play— que me compré fue “black and white” de Michael Jackson tras tontear mucho con los singles (por aquello de que todas las canciones de un disco grande no son buenas). Aquello marcaría la música que aún hoy, sigue gustándome. Lo compré unas semanas después de ver a Michael Jackson por televisión en la última actuación que haría en México, antes de morir por razones aun no bien claras. Una muerte que me parece que describe perfectamente la poesía del pop de la década de los 80 pero, también, de lo más solitaria.

Desde aquel momento, no solo se trataba de escuchar música sino que también, había que saberse de memoria las formaciones de las bandas, los títulos y los compositores de las canciones, los productores, el realizador de la portada, etc… Era la época de mirar y remirar la portada y los folletos interiores mientras caía una canción tras otra. Enriquecía tu cultura musical, sin más.

Diría que hay dos etapas en la vida, dos puntos de inflexión, en los que te das cuenta que te haces mayor (posiblemente haya más, pero tampoco le he dado demasiadas vueltas): el típico «cuando te das cuenta de que los futbolistas son más jóvenes que tú» y el más tardío «cuando empiezan a morirse los músicos con los que creciste». Antes no me pasaba pero ahora, en ocasiones solo escucho muertos: Gary Moore, Jeff Healey, Johnny Winter, Bon Scott, Steve Lee, Jon Lord, John Bonham, Robert Palmer, Phil Lynnot, Ronnie James Dio, Freddie Mercury, Alvin Lee, George Harrison… De todos ellos y de todos los de una lista interminable no habrá recuerdos nuevos pero, por suerte, no se borran los antiguos.

No sé si es más terrible quedarse hecho polvo en una silla pero con la cabeza bien despejada o ser un cero a la izquierda que no se entera absolutamente de nada. Como no lo he vivido en primera persona, no sé cual es el proceso. No sé si te vas enterando de que tu memoria flaquea o a medida que olvidas cosas, simplemente asimilas que las olvidas. Supongo que una vez lo olvidas todo por completo incluso olvidas que un día podías recordar.

…y es que quedarse sin recuerdos es como encender una y otra vez un mechero porque no sabes si ya lo hiciste.
Hasta Mañana!