Einstein y su Chofer…

einsteinCuentan por ahi que cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por sus teorías cientificas, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no era nada bueno al volante y, sin em­ bargo, el cache le resultaba muy c6modo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer de taxi que pasaba por el cada vez que asistia a este tipo de eventos. El chofer lo llevaba, escuchaba la conferencia y luego lo regresaba a casa. Después de varios viajes, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez. -Si quiere -le dijo el- lo puedo sustituir por una noche. He oido su conferencia tantas veces que la puedo repetir de memoria. Einstein le tomó la palabra y, antes de llegar al lugar donde ofreceria su siguiente discurso, intercambiaron sus ropas: el chofer se arreglo y se despeinó; Einstein, por su parte, se colocó la casaca, el gorro y se puso al volante. Llegaron a la sala y, como ninguno de los academicos presentes conocia en persona al afamado científico, no se descubrió el engaño. El chofer expuso, de forma fluida, la conferencia que había escuchado tantas veces repetir a Einstein, mientras este lo observaba desde la ultima fila con una gran sonrisa. Toda iba muy bien, hasta que al final, un profesor en la audiencia hizo una pregunta que, evidentemente, el chofer no podria contestar. Por un instante titubeó, pero de pronto tuvo un golpe de inspiración y le respondió: -La pregunta que usted me hace es tan obvia y sencilla, que dejare que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda.
Hasta Mañana!

10 frases de Albert Einstein

Impresionante saber que cuando era niño los padres creyeron que sufría de retraso mental, y que a principio de su era escolar era un “bruto” para las matemáticas, y termino siendo considerado como una de las personas más inteligentes de la historia.

1.”Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.”
2. “Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo.”
3. “Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro.”
4. “Un hombre debe buscar lo que es y no lo que cree que debería ser”.
5.”No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela.”
6. “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.”
7. “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.”
8. “El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.”
9. “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”
10. “La ciencia sin religión está coja y la religión sin ciencia está ciega.”

Y a tí, ¿cúal de las frases célebres de Albert Einstein son las que más te gustan?

Hasta Mañana!

De Anecdotas (A. Einstein y su Chófer)

Al poco tiempo de haber publicado A. Einstein su primer trabajo sobre la teoría de la relatividad, empezó a hacerse famoso en toda Europa y lo invitaban a muchas universidades para dar charlas sobre ella. El lugar donde él trabajaba puso a su disposición un auto con su chófer para trasladarse a estas universidades. En todas ellas tuvo gran éxito, es decir que al final de sus presentaciones lo aclamaban con un aplauso atronador. Pero, debido a lo novedoso y difícil del tema, en ningún lugar surgían preguntas.

Así iban Einstein y el chófer recorriendo universidades, el chófer siempre sentado en primera fila y escuchando atentamente la exposición del profesor. Después de algunos meses, el chófer le dice a Einstein:

“Profesor, le quiero proponer un trato. Yo no entiendo ni una palabra de lo que usted dice en sus conferencias, pero tengo una excelentísima memoria, y recuerdo palabra por palabra de su exposición, incluyendo todas las fórmulas. Además me imagino que usted estará cansado de repetir siempre lo mismo y que nadie le hace preguntas. Por otro lado, a mi, como pobre chófer, jamás nadie me aplaudió, y entonces le propongo que cambiemos nuestros roles, yo doy la conferencia, total nadie hace preguntas, mientras usted descansa y puede meditar sobre otros problemas.”

Einstein piensa un poco, le pide al chófer que dé la conferencia, verifica que efectivamente la puede dar sin un solo error, y accede al pedido. El chófer se deja crecer un poco el pelo para parecerse más a Einstein, éste se pone el traje azul oscuro y el gorro del chófer y comienzan la experiencia.

El chófer da perfectamente la conferencia, siempre coronada con grandes aplausos, mientras Einstein se sienta en primera fila, fumando pipa y descansando.

Todo va perfecto, sin ninguna pregunta, hasta que llegan a una universidad de Baviera. Cuando el chófer termina la charla, y ya los asistentes están comenzando a aplaudir, del fondo de la sala se escucha una voz que dice:
“Dr. Einstein: yo no comprendí todo lo que usted dijo y quisiera que me explique con detalle el significado de los términos de la ecuación número 3, que todavía se puede ver arriba a la izquierda del pizarrón.”

El chófer titubea un solo instante, imperceptible para el público, y enseguida replica:
“Mi querido profesor, me extraña que usted me haga esta pregunta. Lo que usted quiere saber, en realidad lo sabe cualquier persona. Es más, mi chófer aquí presente se lo explicará.”

Después de ese día Albert decía que su chófer era brillante y contaba la historia cada vez que podía.

Hasta mañana….