La nueva adicción: Twitter

Estas apunto de leer algo que por seguro vas a vivir, vives o vivirás en algún momento de tu vida. ¿en cual etapa estas tu?

Les presento los 46 pasos irrefutables para ser un twitter adicto.

1 Oyes hablar de Twitter. Te burlas.
2 Vuelves a oír hablar de Twitter. Te vuelves a burlar.
3 Oyes hablar de estrellas que están, parece ser, en Twitter. Te burlas, pero te prometes a ti mismo que lo comprobarás
4 Te conectas a Facebook para sentirte más seguro
5 Te inscribes en Twitter
6 Lo dejas porque te parece una cosa estúpida
7 Criticas con fuerza a aquéllos que están en Twitter
8 Comienzas a seguir a gente como @iescolar @edans @arkasmi y a alguna que otra persona que conoces en la realidad
9 Escribes un primer tweet del tipo: “estoy probando esto de Twitter”
10 Tratas de indagar un poco más en Twitter
11 Te percatas del uso frecuente de términos como ‘tweet’, ‘Twitter’, ‘Twitterverse’, ‘Tweetie’, ‘Tweetdeck’, y algo llamado RT
12 Te vuelves a burlar, pero esta vez es porque no comprendes nada
13 Dices a tus amigos: “he probado eso de Twitter, pero no he entendido nada y, de todos modos, es algo estúpido”
14 Te conectas a Facebook porque al menos ahí entiendes algo
15 Lees un artículo sobre Twitter en alguna parte
16 Vuelves a conectarte a Twitter
17 Evitas palabras como ‘tweet’, ‘Twitter’, ‘Twitterverse’, ‘Tweetie’, ‘Tweetdeck’ y ‘ReTweet’
18 Respondes algo a @arkasmi
19 Te maldices por haber caído en la trampa
20 Te desconectas durante cuatro meses
21 Te vuelves a conectar. Solo para echar un vistazo
22 Escribes un texto relativamente gracioso
23 Ves aparecer los RT
24 Descubres que RT quiere decir ReTweet
25 Te fijas como objetivo en esta vida ser retwitteado
26 Instalas una aplicación de Twitter en tu celular
27 Dejas de tener vergüenza cuando dices “tengo que twittear esto”
28 Empiezas a asistir a eventos sólo para poder twittearlos
29 Rezas para ser ‘retwitteado’
30 Recargas la página. F5. F5. F5. F5
31 Apagas la compu
32 Lo enciendes. Cargas la página. F5. F5
33 Piensas en 140 caracteres
34 Consultas el celular todos los días, a todas horas
35 Twitteas que consultas el celular todos los días, a todas horas
36 Te enemistas con la gente que conoces para impresionar a gente que no conoces
37 Pierdes peso porque se te olvida comer
38 Dejas el teléfono cerca de la cama para poder consultar Twitter antes de dormir
39 Defiendes a muerte Twitter frente a sus detractores
40 Cuando te escuchas a ti mismo, te das cuenta de que te has convertido en una de esas personas que antes detestabas
41 Empiezas a sentirte como un robot. Empiezas a reaccionar como un robot
42 Haces el propósito de dejar Twitter para no volverte completamente loco
43 Te lo vuelves a pensar e incumples tu propósito
44 Te dices: “podría twittearlo”
45 Percibes la ironía de la situación
46 La twitteas

Hasta Mañana!

El Elefante: De anecdotas: Fe

Les dejo una anécdota clásica.

Cuando yo era chico me encantaban los circos. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, el enorme animal hacía uso de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de tajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, pregunté a algún maestro, a mi padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: “El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeño”. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvía a probar, y también al otro y al que seguía… hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque cree que no puede. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquélla impotencia que se siente poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… Jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos hacer” simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestro recuerdo “no puedo… no puedo y nunca podré”, perdiendo una de las mayores bendiciones con que puede contar un ser humano: la fe.

Hasta Mañana!

Neurolingüistica pura…. De viernes

De estas cosas que te llegan un martes cualquiera a medio día y cuando menos te los esperas… se las dejo.

Antes de Orar…PERDONA
Antes de Hablar…ESCUCHA
Antes de Escribir…PIENSA
Antes de Gastar…GANA
Antes de Criticar…ESPERA
Antes de Rendirte…PRUEBA

De lo que hables, lo obtendrás.
Si sigues diciendo que no soportas tu trabajo, puedes perderlo.
Si sigues diciendo que no soportas tu cuerpo, tu cuerpo puede enfermarse.
Si sigues diciendo que no aguantas tu carro, tu carro puede ser robado o descomponerse.
Si sigues diciendo que estás quebrado, sabes qué? Siempre estarás quebrado.
Si sigues diciendo que no puedes confiar en hombres o mujeres, encontrarás alguien en tu vida que te lastimará o te traicionará.
Si sigues diciendo que no encuentras trabajo, seguirás desempleado.
Si sigues diciendo que no puedes encontrar alguien a quien amar o crea en ti, tus pensamientos atraerán mas experiencias confirmando tus creencias.

Observa tus ‘Pensamientos,’ Se convertirán en palabras.
Observa tus ‘Palabras’, Se convertirán en acciones.
Observa tus ‘Acciones’, Se convertirán en hábitos.
Observa tus ‘Hábitos’, Se convertirán en carácter.
Observa tu ‘Carácter’, Se convertirá en tu ‘Destino’

No hay nada de ciencia ni cosa rara en esto es simplemente neurolingüistica pura.
En fin, a veces, este blog parece libro de autoayuda.. mientras este blog tenga un lector, vale la pena.
Esto es como cuando el filosofo señala la luna, el tonto se fija en el dedo.

Hasta Mañana!

Pasos para ser un adicto al Twitter: Humor

Hace algún tiempo publique los pasos que cualquier adicto al twitter experimenta. Me han pedido “varios” volver a publicarlo y pues ya que esta semana he hablado mucho sobre el tema aqui se los dejo. Si tu no estas seguro de ser un adicto te invito a leerlos y si te identificas con ellos es que seguramente eres un verdadero adicto a esta red social. Que lo disfrutes.

Les presento los 46 pasos para convertirte en un Twitter adicto. ¿en cuál estas tu?

1 Oyes hablar de Twitter. Te burlas.
2 Vuelves a oír hablar de Twitter. Te vuelves a burlar.
3 Oyes hablar de estrellas que están, parece ser, en Twitter. Te burlas, pero te prometes a ti mismo que lo comprobarás
4 Te conectas a Facebook para sentirte más seguro
5 Te inscribes en Twitter
6 Lo dejas porque te parece una cosa estúpida
7 Criticas con fuerza a aquéllos que están en Twitter
8 Comienzas a seguir a gente como @iescolar @edans @arkasmi y a alguna que otra persona que conoces en la realidad
9 Escribes un primer tweet del tipo: “estoy probando esto de Twitter”
10 Tratas de indagar un poco más en Twitter
11 Te percatas del uso frecuente de términos como ‘tweet’, ‘Twitter’, ‘Twitterverse’, ‘Tweetie’, ‘Tweetdeck’, y algo llamado RT
12 Te vuelves a burlar, pero esta vez es porque no comprendes nada
13 Dices a tus amigos: “he probado eso de Twitter, pero no he entendido nada y, de todos modos, es algo estúpido”
14 Te conectas a Facebook porque al menos ahí entiendes algo
15 Lees un artículo sobre Twitter en alguna parte
16 Vuelves a conectarte a Twitter
17 Evitas palabras como ‘tweet’, ‘Twitter’, ‘Twitterverse’, ‘Tweetie’, ‘Tweetdeck’ y ‘ReTweet’
18 Respondes algo a @arkasmi
19 Te maldices por haber caído en la trampa
20 Te desconectas durante cuatro meses
21 Te vuelves a conectar. Solo para echar un vistazo
22 Escribes un texto relativamente gracioso
23 Ves aparecer los RT
24 Descubres que RT quiere decir ReTweet
25 Te fijas como objetivo en esta vida ser retwitteado
26 Instalas una aplicación de Twitter en tu celular
27 Dejas de tener vergüenza cuando dices “tengo que twittear esto”
28 Empiezas a asistir a eventos sólo para poder twittearlos
29 Rezas para ser ‘retwitteado’
30 Recargas la página. F5. F5. F5. F5
31 Apagas la compu
32 Lo enciendes. Cargas la página. F5. F5
33 Piensas en 140 caracteres
34 Consultas el celular todos los días, a todas horas
35 Twitteas que consultas el celular todos los días, a todas horas
36 Te enemistas con la gente que conoces para impresionar a gente que no conoces
37 Pierdes peso porque se te olvida comer
38 Dejas el teléfono cerca de la cama para poder consultar Twitter antes de dormir
39 Defiendes a muerte Twitter frente a sus detractores
40 Cuando te escuchas a ti mismo, te das cuenta de que te has convertido en una de esas personas que antes detestabas
41 Empiezas a sentirte como un robot. Empiezas a reaccionar como un robot
42 Haces el propósito de dejar Twitter para no volverte completamente loco
43 Te lo vuelves a pensar e incumples tu propósito
44 Te dices: “podría twittearlo”
45 Percibes la ironía de la situación
46 La twitteas

Hasta Mañana!

De Viernes

Les dejo unos Ads “interesantes”


Buen Fin
Hasta Mañana!

De Viernes

Pues ya le traía ganas a una entrada “irónica” alrededor del famoso Facebook (en castellano caralibro) así que espero que lo disfruten y es que yo estoy muy picado en esto de Facebook. Saben lo que es, ¿no? Una página web que sirve para mantener relaciones con mucha gente. Como otras pero para todo mundo.

Básicamente, sirve para estar en contacto con todas las personas que conoces y con muchas que conoces y a las que querrías olvidar. Desde tu mejor amigo hasta aquella señora tan linda que te dio su mail en una noche de trafico de coche a coche. Que, por cierto, se casa mañana o por lo menos eso puso en su muro.

Yo me paso el día agregando amigos. Acepto a todo el mundo: “Gloria Trevi quiere ser su amigo: aceptar”; “El gober precioso quiere ser su amigo: aceptar”; “Sergio Andrade también quiere: ignorar” Que también tengo principios, ¿eh? Y como decía Fox: “Y si no les gusta, tengo otros.”

El Facebook es muy adictivo. Un día se fue la luz y fui de casa en casa, tocando el timbre: “Hola, Armando Kassian quiere ser tu amigo. ¿Me acepta?” y la señora “ssss” Y yo “¿eso es un si?” Y ella: “No, joven desconocido, es el spray de pimienta que te estoy echando en los ojos.”

El que tiene muchos amigos es Obama. El otro día leí que tiene más de tres millones. Igual que el Facebook de la secretaria de trabajo en la sección de desempleados.

Los mas afectados son los adolecentes. Están tanto tiempo conectados que se les olvido qué forma tienen las personas. Yo he visto a jóvenes hablando con las palomas y ardillas en los viveros de Coyoacan. Les decían: “Oye, ¿vamos a jugar Play 3?” y la paloma: “Brrr.” La paloma es el animal mas absurdo del mundo. ¿Se han fijado que camina con las patas atrás? Había que verlos, el niño y la paloma. “¿Tú no tienes página web?” Y la paloma “Brrr.” Así estuvo una hora y me decía a mí: “Se trabo la paloma.” “¿De qué me estás hablando?” Digo: “Niño, los animales no se pueden reiniciar. ¿No lo entiendes?” “¿Quieres ser mi amigo?”, me dice. Y yo: “Que nooo!”

Además en Facebook puedes poner qué estás haciendo, como si le interesara a alguien. Por ejemplo, si ahora te metes al Facebook de Lopez Obrador pone: “Contando voto por voto, casilla por casilla” O si entras en el de Mexicana, dice “Viendo el partido México vs Irán” Es que hasta en Facebook vienen retrasados.

También puedes decir tu situación sentimental: “Marcelo Ebrado ya no esta soltero”  pues claro que no si ya se j a toda la ciudad.

Pero hay que tener cuidado en el trabajo, que no te agarren viendolo. Se han dado casos que corren a gente: “¡Suficiente, todo el día en Facebook” Y contesta: “Bueno, Licenciado, es que trabajamos en Facebook”

Pero  lo que todo mundo ve son fotos. He visto que todos suben fotos abrazados con gente: ” Mi mama y yo”, “Mi dentista y yo”, El otro día me asaltaron en la calle, y le pedí una foto abrazados para subirla al Facebook: “Mi ladrón y yo.”

No sé, no sé, yo creo que voy a salirme de Facebook. Porque para tener un grupo de falsos amigos, me voy a unir a una asamblea del PRD o del PRI o de los Pumas.

Bueno que todo es en plan de broma, pero ya saben como dice el dicho… entre broma y broma…”

Hasta Mañana!

De aunque usted no lo crea… (humor)

Recopilación de las mejores respuestas (reales) en distintos exámenes de diferentes materias (no míos). Un poco de humor a mitad de semana cae muy bien. Yo me reí mucho.

(da click en cada imagen)

Hasta Mañana…