La cenas de navidad, como la vida misma!

armandokassian.comAhora es la época en que tenemos cenas, posadas, comidas todo el tiempo y pensé (un poco) de como han ido cambiando estos eventos a lo largo de la vida de las personas y es que es el reflejo de la vida… la cenas de navidad, como la vida misma…

Y es como un grupo de amigos, veinteañeros, que se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos para celebrar la navidad. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central (por decir alguno), porque ponen la mejor música, la bebida es barata y van muchas mujeres (de su edad) que se pueden ligar, además que cierra hasta muy tarde.

Diez años después, los mismos amigos, a sus treinta años, se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos para celebrar la navidad. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque tiene lugar para que los niños jueguen, lugar de estacionamiento y esta cerca de la casa de todos.

Diez años después, los mismos amigos, ya en los cuarentas, se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos para celebrar la navidad. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central (insisto, por decir alguno), porque las camareras son guapas, llevan minifalda y escotes generosos.

Diez años después, los mismos amigos, ya cincuentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el menú es muy bueno y hay una magnífica carta de vinos.

Diez años después, los mismos amigos, ya sesentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque es un lugar tranquilo, sin ruidos y tiene salón para no fumadores.

Diez años después, los mismos amigos, ya setentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque el restaurante tiene acceso para minusválidos e incluso hay elevador.

Diez años después, los mismos amigos, ya octogenarios, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, y todos coinciden en que es una gran idea porque nunca han cenado allí.

Sí, ríete, pero vete acostumbrando.. Lo importante es seguir reuniendonos Feliz navidad! / Feliz año!

Hasta Mañana!