La capsula azul y verde!

176902247_xsFue andando por la universidad en clases, con la mirada puesta en mis pasos, cuando la vi: una cápsula transparente cuyo contenido era color azul, aunque luego vi que en realidad era una mezcla entre verde y azul, brillante, estaba intacta. ¿Quién pierde una cápsula así?. La observé por un rato, era perfecta. Pensé que debía ser una cápsula para curar algunas heridas del mundo, demasiado perfecta para ser tomada por un humano terrenal…

Piso el jardín de mi casa una noche de este fin de semana, noche casi oscura. Me quito la ropa, me quedo desnudo y con paso firme y decidido, me acuesto. No veo nada, solo siento lo bien que se está. Me tumbo boca arriba observando el cielo porque dicen que esta noche hay una lluvia de estrellas (acababa de escuchar una canción que decía “…y es que para un cerdo es fisicamente imposible alzar el cuello hasta ver el cielo…” también quería comprobarme que no soy un cerdo). No pasa ni un minuto y veo la primera estrella cruzar en diagonal, de derecha a izquierda. Pido un deseo: ver otra. Segundos más tarde, mi deseo es concedido y pasa otra luz… esta vez de norte a sur. Y aprovecho mi buena fortuna y formulo otro deseo: que vuelva a ocurrir. Y sucede. Que pase y pasa. Que suceda y sucede. Que ocurra y ocurre. No debería tentar a la suerte pero siento que estoy en racha. También se que en la ciudad de mexico eso no se ve, por muy limpio que este el aire, esa noche yo las vi…
Una hora después, y durante el paso fugaz de una estrella recorriendo el cielo de izquierda a derecha, pido mi último deseo: irme a dormir. Me levanto, me visto, me sacudo , ando descalzo alejándome del jardín y me voy a mi cuarto. Veinte minutos después, duermo plácidamente en la cama.
…y es que hay noches (incluso días) en que todos los deseos se cumplen, solo hay que saber escogerlos y formularlos en el momento preciso. Esa noche no se cumplió ningún deseo, o puede ser que si y aun no lo veo… porque lo de las estrellas fue solo en mi cabeza, el cielo estaba totalmente nublado…

Al día siguiente vi la cápsula brillante que pasó a rodar por el escritorio hasta que volví a cogerla, a mirarla, a observarla. ¿Qué se puede hacer con una cápsula además de tragártela, esperar a que se disuelva y haga su efecto en el organismo? Al final, cobró vida, resbaló de mi mano y esta vez, fui yo quien la perdí. Quizá si es demasiado perfecta para los humanos y le debe pertenecer al mundo… ya no la encontré ya no la busque mas.

Mi mamá nunca me dijo “hijo, de donde no estés a gusto, vete” pero me hubiera gustado que me lo hubiera dicho y así no hubiera tenido que aprenderlo. Igual la cápsula se fue por eso de mi mano, o igual por eso no la busque mas… no se.
Esa misma canción que habla del cerdo decía “…tiene la llave pero, le da igual, si no le afecta claro, le da igual, desde su lodo todo le da igual, la verdad…” que cosa mas egoísta… estaré pendiente de siempre poder voltear al cielo para cerciorarme de que aun sigo siendo mas humano que cerdo.

Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *