El Chocolate.

chocolate-mainHoy leí en la mañana, en uno de estos periódicos gratuitos y tan llenos de contenido relevante, una notica terrible: el chocolate podría acabarse en 20 años. Al oírlo, Sabina se desmayo.
La noticia hace referencia al otro tipo de chocolate, al que viene del cacao. Al parecer, se consume más chocolate del que se produce. Los cultivadores de cacao son como los abogados del PRI: no se dan abasto.
Los expertos dicen que al final será un objeto de lujo. Tanto, que en las recepciones en casa del embajador sacarán sólo un Ferrero Rocher y lo chuparán un ratito cada uno.
De cumplirse esto, supongo que nacerá un mercado negro de chocolate, un mercado 90% cacao (Como con el agave): “Eh, amigo, dame un peso para un nito.”
Los chinos venderán chocolate de imitación. Igual que ahora venden bolsas Luis Putón o lentes de Dolche Guevara.

La adicción al chocolate es un problema serio. Incluso las muñecas Barbie lanzaron un nuevo modelo para sensibilizar a la población sobre esta adicción. La bautizaron como “Barbi-zcocho”.
Para algunas personas, el chocolate es el sustituto del sexo. Caray, muy mal se te tiene que dar para que tu novia prefiera una pastel.
Hay una cosa que no entiendo: ¿por qué a un hombre que tiene los abdominales marcados le dicen que tiene “tableta de chocolate” Yo me como una al día y no se me marcan. Si tuviera que comparar mi barriga con un dulce, sería mas parecida a la rosca de reyes.

Lo que me impresiona es que hacen cigarros, monedas y botellas de champán de chocolate. Estamos educando a nuestros hijos en el vicio. Al rato veremos a los niños metiéndole billetes en la tanda a Ronald McDonald…
Ahora esta muy de moda la chocolaterapia. Consiste en darte masajes con chocolate fundido. En los SPA´s chinos lo llaman “Masaje Kinder”, porque al final hay sorpresa.
Por cierto, hay un postre, esto es cierto, que se llama “muerte por chocolate”. Eso tiene mas calorías que un helado de cerdo. ¿Quién pide un postre que contiene la palabra “muerte”? “¿Le espolvoreo un poco de cianuro, señor?”
Espero que el chocolate no desaparezca nunca, porque es un producto muy mexicano. Sin mas rollos, podríamos decir que Peña Nieto es como el chocolate: cada vez está más espeso, tiene más tropiezos y en todo lo que toca deja una mancha.
Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *