Gimnasios y verano!

magola-534Ya estamos prácticamente en verano y eso se nota porque los gimnasios se llenan de gente. Es normal. cuando llega el primer día de playa, a nadie le gusta aparecer blanco y fofo. que si se juntan cuatro amigos, parecen un pack de gelatinas art. En estas fechas los gimnasios están llenos. Como si regalaran bíceps. Nos creemos que en tres semanas arreglaremos once meses de comer. Somos así. Se nota quiénes se han inscrito a última hora porque llegan al gimnasio con la etiqueta del short colgando. Son los que el día de antes han vaciado la tienda de deportes Marti y se compraron hasta a la cajera.
Después están los que se inscribieron en enero y todavía no lo han pisado. En todo este tiempo, lo más cerca que han estado de hacer ejercicio es cuando instalaron la televisión para ver el futbol.
La primera vez que van, les da cosa preguntar cómo funcionan las máquinas. Entran como si conocieran a todo el mundo y se montan en el primer aparato que encuentran: “Hola, ¿qué tal? Se me antojaba hacer un poco de body… jofer… ing…” “…Me parece muy bien, pero es la báscula!…”
Subirse a una máquina sin saber como funciona es más peligroso que dejarse hacer tacto rectal por Freddy Krueger. Hay que empezar con algo simple. Ir poco a poco. Pedir reeditas hasta para la bicicleta estática… por si acaso.
Que también están los que prefieren el gimnasio en casa y se compran aparatos con nombres raros: “abdominser total plus power forcé generation 3000 in the sky” Sólo con decir el nombre a la primera ya te sale el primer abdominal.
En fin… como dicen esto es un circo… y eso que estoy omitiendo la parte de los vestuarios…
Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *