El coche azul… Coincidencias!

lunas-tintadasEste semestre, de camino a dar clases en la universidad coincidíamos algunas mañanas, lo veía pasar, dentro de su coche azul azul azul impecable, como pocos he visto en mi vida y con los cristales muy oscuros (o tintados). Yo no lo conozco porque no lo veo; pero él a mí sí. Por eso con un gesto especial, como el que se hace a las personas importantes, lo saludo en el lugar donde supongo que está sentado, en la segunda fila. Y pienso y me imagino que alguna mañana bajara el cristal y con una sonrisa franca me dirá buenos días.
La verdad es que esto nunca ha sucedido; pero yo creo para mí que es una persona importante.
Justo ayer termino el semestre y al verlo pasar el coche se paro y el corazón se me paro también pensando en el apretón de manos y la franca sonrisa.
El chófer se bajo, abrió la puerta de atrás, cogió su saco, se la puso y volvió a cerrar.
Y tranquilo, pero mudo, vi que atrás no se sentaba nadie.
Extrañare este semestre que me trajo grandes coincidencias.
Estoy seguro que me lo volveré a encontrar, bajara y quizá hasta me invite a pasar. Porque las coincidencias no existen.
Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *