Con una maquina del tiempo….

niños riendo_20090109153314_500Imagínate… Un día Cleopatra conoce a Winston Churchill, le fuma un puro habano de perfil y lo mata de amor. Otro día Lenin cae a los pies de María Antonieta y otro día, más tarde, los ojos azules, esos grandes ojos azules… de Frank Sinatra quedan pegados a los de Scarlett Johansson. ¿Te imaginas?… Previa creación de una máquina del tiempo, claro. Imagino el día en el que los seres más bellos y complicados del mundo sean batidos en una licuadora en la que cualquier combinación sea posible: Elizabeth Taylor con Mahatma Gandhi, Thalia con Napoleón, y siguen las ideas…

123708320984656612_lUVslW5y_f-1No pocas veces nos embarcamos en estas nubes mentales sólo para divertirnos pensando “qué hubiera pasado si…”. Y, también, pero pocas veces, nos embarcan sin esperarlo en este juego mental…
Y si tuviéramos una maquina del tiempo para poder hacer esto… Imagínate… en este mundo lleno de gente pero pocas personas…
Claro que a veces la realidad nos gana de mano y se dedica a cruzar las vidas de gente que parece hecha “tal para cual”…

Bien mirado, el amor es un milagro en el más literal de los sentidos. No por aquello del gordito en pañales y las flechas, sino por la bajísima probabilidad de que dos puedan llegar a coexistir en el mismo plano espacio-temporal (entre muchas otras cosas mas)… Hay, desde luego, miles de espejismos y premios de consuelo. Hay Novios Tres Meses, como para ir masticando algo hasta que llegue el Gran Canapé…. Pero las probabilidades no juegan a nuestro favor… ¿si llega demasiado tarde?, ¿o demasiado temprano? si es que llega….que es la casualidad, el random, la ruleta, el primer y último motor de todas las cosas.

carcajadaAsí, lo peor no es no coincidir sino el rendirse ante la evidencia de que esa vez la tómbola decidió poner las cosas dificiles y no disfrutar lo que la ruleta dejo y como nos lo dejo…. Que no nos quedemos con las ganas de hasta la próxima vez. O hasta la próxima encarnación, según convenga. Que se disfrute lo que es, como es y se exprima tanto se pueda exprimir… quien sabe… se puede abrir el cielo… una carcajada para la ruleta…

A deshora. A destiempo. A desaños. A distancias. A te quiero. A magia. A constancia. A pasos. A crecimiento. A lluvias. A lunas. A montañas. A sueños. A abrazos. A besos. A tuyo. A mío. A nuestro….. Hay gente a la que uno conoce demasiado pronto, y gente a la que uno conoce demasiado tarde. Habrá quien me diga la conocida frase de “la vida es lo que te pasa mientras tú quieres hacer otra” (por cierto, ya la he visto atribuida a tanta gente, que da que pensar), pero quien me lo diga, que me responda si alguna vez no ha tenido la sensación de que si una persona hubiera aparecido antes o después en su vida, las consecuencias habrían sido completamente diferentes. No digo mejores, digo diferentes.

Los encuentros que marcan vidas,
son los que ocurren a destiempo,
cuando el reloj está inservible,
cuando no prevemos un milagro,
o un camino,
cuando andamos perdidos sin saberlo,
cuando nos urge llover.

Los encuentros que marcan vidas,
llegan sin permiso,
desordenan fronteras,
pieles y letras.

Se adueñan de tus párpados
y se quedan a vivir en tu alma.
Te transforman en huracán,
y te hacen mejor persona.
— M. Sierra Villanueva

Hasta Mañana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *