Acerca de Armando Kassian Mieres

Actualmente profesor de inteligencia competitiva en la Universidad Panamericana y empresario. MBA Instituo de Empresa 2006. Madrid, España. Máster Comunicación Integral 2005, U.Complutense. Madrid, España. Administración y Mercadotecnia por la Universidad Panamericana México D.F.

Para la memoria… el post it azul.

La noticia: “Reino Unido trata de averiguar quién es Piano Man, el joven que sólo se comunica tocando el piano”.

No sé ustedes, pero yo estoy fascinado por la historia del hombre del piano. La conocen, ¿no? Un hombre aparece empapado en una carretera de Inglaterra. No habla y no lleva documentación. Dicen que iba muy bien vestido, por tanto ya sabemos que es inglés.
El tipo ya lleva un mes en el hospital, y sólo se comunica con el piano. Al principio, debía de ser agradable. Se debían de ahorrar unas libras con el hilo musical. Pero ya debe de cansar. Las enfermeras: “¿Qué quieres de postre?”. Y el hombre se pone a tocar la de “cho co la te”…

Yo también estoy fatal de memoria. De hecho, quiero tratarme este problema con un especialista, pero nunca me acuerdo.
Cuando empieza la semana, empiezo a apuntarme cosas en la mano con la pluma azul azul. Luego paso al brazo… Total, que cuando llega el viernes parezco Papá Pitufo… todo azul. Además, tengo toda la casa llena de post-its azules. Queda bien. Es un azul guapo. Hasta tengo un post-it en la cabecera de mi cama que pone: “Levantarse”.

Soy como los peces que dicen que se olvidan de todo cada 30 segundos. Eso es una putada. Ahí la naturaleza no estuvo bien, ¿eh? “No, es que pueden respirar por las branquias…”. ¡Pero, coño, ponle más memoria, si la venden en cualquier lado..!

Aunque hay gente que está peor que yo. El otro día, un amigo mío hablando por teléfono: “Sí, cariño. Sí, princesa. Sí, ángel mío”. Cuando colgó le digo: “Qué cariñoso eres”. Y me dice: “lo que pasa es que no me acuerdo cómo se llama”.

Lo que me pone muy nervioso es que la memoria es selectiva y muy caprichosa. Por ejemplo: ¿por qué nunca me acuerdo de dónde acabo de dejar las llaves? Hace un instante, tan difícil no será… Y vas haciendo esa reconstrucción absurda, como de la policía… “¿Cómo has entrado?”. “Caminando he entrado”. “¿Qué has hecho?”. “Si no sé dónde están las llaves, ¿qué sé yo lo que he hecho?”. “Y cuando has entrado, ¿dónde has dejado el abrigo?”. “¿no sé? ¡Yo lo que quiero son mis llaves!”.
Y en cambio, te acuerdas perfectamente de la letra enterita de Despasito.

Yo creo que los datos absurdos han saturado mi cerebro y por eso no me acuerdo de nada. Porque no me cabe. Es que ya desde el colegio nos enseñan cosas absurdas que ocupan nuestra memoria. ¿De qué me sirve saberme las preposiciones? En una entrevista de trabajo: “¿Ha hecho algún posgrado en el extranjero?”. Y tú: “No, pero me sé las preposiciones: a, ante, cabe, bajo, con, contra, de, desde…”. “¿Ah, sí? Pues te vas hacia, hasta, para, por la puerta”.

Y ahora, con Internet, es peor porque vivimos en la era de la información. Pero de la información deformada. “¿Sabías que los elefantes son los únicos animales que no pueden saltar? ¿O que el graznido de un pato no hace eco y nadie sabe por qué?”.
on datos curiosos descubiertos por científicos solteros, seguro. También hay otra que dice: “¿Usted sabía que es imposible chuparse los codos?”. Y automáticamente ves a todo el mundo probando de chuparse los codos.

Me gustaría poder hacer un reset porque tengo la memoria llena. Pero tendría que ser un reset selectivo porque hay cosas que quiero recordar. Momentos inolvidables como aquella vez que… Aquella vez que… Mañana se lo cuento, háganme memoria.

Hasta Mañana!

Hashtag #

Quieres saber cuál fue el primer #hasthtag utilizado? ¿Quién lo invento? ¿Cual es el #hashtag más utilizado? Te lo contamos en #elacordeondearkasmi en solo 3 minutos. Dirigido por Juan Celis.

Hashtag on chalkboard

Hasta Mañana!

Wikipedia

Quieres saber que es wikipedia, de que vive, quien la invento…. Les dejo un nuevo video podcast del Acordeón de @arkasmi. Dirigido por Juan Celis te contamos en menos de 7 minutos todo lo que necesitas saber sobre este tema. Suscribete a mi canal de Youtube para que no te pierdas los nuevos. https://www.youtube.com/channel/UCDG-cftoFed2Fx81zBkmgHg

Hasta Mañana

2 La Champions League

Les traigo un nuevo Video Podcast de El Acordeón de @arkasmi en donde pretendo hablar sobre los puntos mas importantes, lo mas relevante, lo que no puedes dejar de saber sobre temas de interés general. Vaya!, lo que pondrías en un acordeón si tuvieras examen de ese tema al día siguiente… Espero que les guste y les sirve. Les agradeceré mucho sus comentarios.
En esta ocasión hablaremos sobre La Champions League.

Hasta Mañana!

El Acordeón de @arkasmi

Los invito a ver un nuevo proyecto que se sumara a nuestro blog. Un Video Podcast llamado El Acordeón de @arkasmi en donde pretendo hablar sobre los puntos mas importantes, lo mas relevante, lo que no puedes dejar de saber sobre temas de interés general. Vaya!, lo que pondrías en un acordeón si tuvieras examen de ese tema al día siguiente… Espero que les guste y les sirve. Les agradeceré mucho sus comentarios.
En esta ocasión hablaremos sobre La Formula 1.

Hasta Mañana!

Muros invisibles!

Con esto de el muro que ahora esta tan de moda pensaba que también existen “muros invisibles” personales que por diferentes y desconocidos motivos, a veces, solemos levantar alrededor nuestro y que provocan muchas cosas negativas (y seguramente positivas también, no lo se) como el perder la capacidad de relacionarse o de llevarse grandes y gratas sorpresas, quizá me explique mejor con esta “analogía” que me encanta.
Había una vez una bella señorita con unos hermosos ojos azules azules que no quería que la voltearan a ver, sentía mucha vergüenza cuando era vista por la gente, y por eso no salía de casa y se ponía una gasa en su rostro cuando lo hacía. No tenía espejos, porque no quería sentir ni su propia mirada sobre sí misma. Estaba aterrada de ser tocada por cualquier mirada incluida la suya propia. No volteaba a ver a la gente por miedo a sentir las miradas de reciprocidad. Pero un día recibió debajo de su puerta un paquete. Era una fotografía de un chico joven, de ojos sonrientes, de mueca simpática, cabello brillante y nariz pequeña, no era guapo como los hombres de los anuncios de revistas, pero inspiraba una increíble alegría el simple hecho de verlo, nunca la había visto, al mirar sus ojos en la fotografía sintió un profundo calor en su pecho, un calor agradable y acogedor. Detrás de la foto decía “¿Me permites conocerte?” Por su miedo no pudo enfrentar la pregunta, escondió la foto debajo del tapete y se fue a esconder al baño.
Tiempo después, ella olvidó lo sucedido, pero recibió otro paquete igual bajo su puerta. Era otra foto del mismo joven, pero ahora frente a la foto estaba una nota que decía “Estoy afuera de tu puerta y tengo llave, no huyas, te quiero conocer”. Ella quedó petrificada, simplemente se puso a llorar mientras escuchaba minutos después cómo se abría la puerta. Gritó y lloró con gran miedo. Mientras el joven se acercaba a ella. Ella se ocultaba tras los muebles, se tapaba su rostro con sus brazos y las cosas que encontraba cerca. Su debilidad le impedía defenderse ante la supuesta irrupción. El joven, con gran paciencia y cuidado se acercó a ella, casi acorralándola en una esquina. Simplemente puso una mano sobre la cabeza de la chica, y la otra sobre el brazo que tapaba su rostro. Los dedos recorrieron los cabellos y la piel del brazo, remojada en lágrimas. El calor de su tacto era tan grato que la joven se rindió al esfuerzo. Sin abrir los ojos sintió las manos del joven tocar su rostro humedecido, y caliente, inyectado de sangre, avergonzado. Así duraron largo rato, hasta que el chico solo dijo: “Gracias”. Ella no abrió los ojos hasta que lo vió salir de la habitación.
Meses después del extraño suceso, recibió el periódico con un singular titular: “Escultor ciego triunfa con nueva escultura: Psique y Eros”. El rostro de Psique era el de ella, el rostro de Eros era el de él.

Hasta Mañana!

Un niño se acerca a otro sin conocerse de nada y simplemente le dice… ¿jugamos? y se ponen a jugar…

Escena: Hombre sentado solo en una mesa dentro de una cafetería… se acerca una mujer y se sienta en su mesa inesperadamente…
Ella: Que tal.
El: Nos conocemos?
Ella: no, pero me gustaría, el nombre del chupito de brandy me ha parecido prometedor
El: vale.. vamos aksdg…
Ella: no no no no me digas, que no quiero saber como te llamas
El: y eso?
Ella: porque no quiero llamarte como te llaman los demás
El: porque?
Ella: porque te quiero poner un nombre que signifique algo para mi, uno que sólo conozca yo y que sólo use yo. Y tu harás lo mismo conmigo,
El: ¿Buscar tu nombre?
Ella: si, pero no ahora, cuando nos conozcamos mejor. jaja ¿crees que estoy loca?
El: ¿estas loca?
Ella: Quizás… jajaja Que mas da.
(apunto de levantarse de la mesa) El: Encantado de conocerte, te llames como te llames
Ella: no no, dos veces no.
El: Claro que no, como se me ocurre… (se vuelve a sentar)
Ella: Es que no me gusta besar por besar… ¿Alguna pregunta?
El: si, pero te van a decepcionar. Son poco tópicas
Ella: eso es halagador
El: hacer preguntas tópicas?
Ella: No… sino que acabemos de conocernos y te preocupes decepcionarme
El: La primera pregunta es tan obvia que… casi prefiero que te la hagas tu misma
Ella: ¿y si lo que me pregunto no es lo mismo que ibas a preguntarme tu?
El: Seguro que si ya veras
Ella: vale, pero la respondes tu
El: trato echo, pero ¿nos damos la mano?
Ella: si, porque significa algo… ¿hago esto a menudo?
El: A veces… cuando vez a alguien interesante
Ella: y tu… porque te he entrado a ti…
El: porque me consideras alguien interesante… no se porque razón.
Ella: ¿porque razón?
El: Eso contestalo tu
Ella: ¿te gustan los parques?
El: No voy mucho, pero si
Ella: me encanta ir a los parques y ver a los niños jugar y de pronto un niño se acerca a otro sin conocerse de nada y simplemente le dice… ¿jugamos? y se ponen a jugar… no se cuando te vi pensé que querrías jugar conmigo….. ¿jugamos?
El: Vale…
Ella: genial
El: ¿a que jugamos?
Ella: eso es lo que nos diferencia de los niños… ellos siempre quieren saber a que están jugando. pero tu y yo vamos a descubrirlo mientras jugamos
El: ¿cuanto va a durar el juego?
Ella: Hasta que nos aburramos
El:. ¿hay reglas?
Ella: si, hay reglas. no quiero que averigües nada sobre mi. no quiero que sepas quien soy, así que nada de internet y nada de teléfonos.
El: pero… se supone que la idea es que… nos vamos a volver a ver
Ella: es la idea
El: Y entonces… ¿como quedaremos?
Ella: como venimos hablando!!! tal día, tal hora, tal sitio… es un método que lleva funcionando siglos, no tiene porque fallar ahora.
El: no, no tiene porque…. Algo mas?
Ella: si… te gusta ir poco a poco… a mi no… no quiero perder el tiempo, no quiero rodeos ni silencios incomodos… así que si te pregunto algo me respondes en el acto.
El: y…. si no me da la gana
Ella: mienteme… mentir es mucho mas creativo y mucho mas divertido que decir la verdad… yo confío mucho en la mentira… como dijo alguien… la mentira siempre dice la verdad.
El: ¿Quien dijo eso?
Ella: Yo… hace dos segundos
El: muy bien, te mentire… alguna norma mas?
Ella: si… la mas importante… pase lo que pase… no te enamores de mi
El: ¿es peligroso?
Ella: si, mucho
El: ¿para mi o para ti?
Ella: me tengo que ir… entonces, hoy es lunes, dentro de una semana nos vemos aquí… mas o menos a esta misma hora
El: perfecto
Ella: nos lo vamos a pasar bien tu y yo
Si quieres ver la escena en video aquí abajo esta.

Hasta Mañana!

Se le da mucho valor a la sinceridad..

“Armando, hace años escribiste una entrada que trataba este tema”.
– “Sí, seguramente, no la leas, ok. Es mejor que pongas en la tele esos programas que hablarán de tragedias, de la situación del país o donde salen vídeos de políticos diciendo cualquier cosa. Yo soy más divertido y veraz, tú verás”.

La sinceridad está sobrevalorada. Nadie quiere escuchar la verdad si no les conviene.
Prueba a ser sincero cuando tu pareja, tu hermana o amiga te pide consejo sobre como la queda una cosa puesta (cuando ves que no la queda bien). Se arma la Cuarta Guerra Mundial (en la Tercera ya estamos). Siempre recurrimos al uso del eufemismo como medio de salvaguardar nuestra integridad física.

La gente quiere escuchar lo que quiere escuchar. Te pedirán que seas sincero pero no lo quieren, quieren que adulteres la realidad para que todo tenga mejor olor, para que todo sea más confortable. “Haz lo que quieras cuando salgas con tus amigos, pero dímelo”. ¡Una mierda!, no quiere saberlo.

Recuerdo que mis ejemplos no tienen género, quien sí que lo tiene es el wey que lo escribe. No domino eso de ponerme en el otro sexo para exponer pensamientos, no soy Ana Torroja en Mecano. Tampoco tengo mis cuentas en paraísos fiscales.

No estoy a favor de mentir, para nada, no. La mentira, como norma general, es una obscenidad que provoca dolor. No creo que la mentira sea útil tampoco, ya que es cierto que tiene las patas cortas. Hay que tener muy buena memoria o ser un psicópata para mantenerla durante mucho tiempo.

Nunca hay que ser sincero para enumerar defectos de otras personas. Tampoco para exponer secretos de confesión. La discreción es una virtud escasa.

La gente que presume de “honestidad” suelen ser justo lo contrario. Normalmente se presume de lo que se carece.
Es una cualidad que no debería ser recordada porque se debiera presuponer.

Las personas que se ponen muy pesados con que seas sincero también tiene un análisis. Son así porque les han jodido mucho con mentiras o porque son mentirosos patológicos.
La sinceridad nunca se debiera exigir, al igual que no se exige que uno vaya bañado a una cita.

Con los años he aprendido que ser honesto da más frutos que las mentiras piadosas. Pero a veces es muy difícil. El engaño es la punta del iceberg de otras conductas que nunca son positivas para una relación, del tipo que sea.

En la vida hay que ser sincero pero teniendo clara una cosa: está sobrevalorada como medio de proporcionar la felicidad. Si quieres ser feliz piensa menos, vive la vida y recuerda que estamos en la vida cuatro días.
Tampoco fumes.

Hasta Mañana!